¿Quién soy yo?

Elsa y Mami.jpg
Elsa y Mami

Hola, me llamo Susana y tengo 39 años. Soy licenciada en ADE y posteriormente cursé un MBA. Actualmente trabajo en una multinacional integrando nuevos negocios, yo me encargo de la parte financiera industrial. Tengo una familia maravillosa y aunque estoy separada sigo manteniendo muy buena relación con el súper papá de mis 3 princesas, Xavi. Paula (7 años), Clara (5 años) y Elsa (3 años) son los pilares de mi vida, las que me hacen sonreír ante cada problema de la vida y sobretodo luchar por lo que quieres (eso me enseñaron mis papás a los que les debo mucho). En mis ratos libres (aunque no muchos, porque viajo también bastante por trabajo), me gustan las cosas sencillas: salir los fines de semana, la playa, la montaña, bailar y perderme corriendo escuchando música. Amo la música y el mar.

Hace 3 años mi vida cambió radicalmente (en aquel momento no sabía que iba a ser a mejor) y por eso hoy estoy escribiendo esto, pronto entenderéis el por qué. La verdad es que han pasado muchísimas cosas desde entonces, algunas muy buenas y otras no tanto, pero he aprendido tanto de la vida que agradezco el haber tenido esta oportunidad. Me faltaba hacer algo más, soy una persona muy inquieta y que siempre tiene que hacer algo (jamás logré sentarme en el sofá a ver la tele), así que pensé que era el momento de empezar a escribir este blog. Cómo no, solo pensarlo me emocioné y me volqué con el corazón a ello y ¿lo peor?… Arrastré a un montón de gente conmigo! Entre ellas mi hermana que siempre está ahí para darlo todo (otra loca como yo). Tenía 2 motivos principales para seguir con mi idea: el primero porque me apetecía compartir con la gente mi experiencia, me sentía orgullosa de mi hija y quería gritarlo bien fuerte; el segundo, pensaba que podía ayudar a otros padres en la misma situación.

Parece absurda esta idea, pero no lo es, el poder de las redes sociales es infinito y yo quería poner mi granito de arena en ayudar a cambiar la imagen que tiene la sociedad sobre el Síndrome de Down, quería mostrar una realidad diferente, la de mi hija Elsa. A la vez, quería poder ayudar a algunos padres, hay mucho que se puede hacer desde la familia, el entorno, todo condiciona y a mí, aprender de otros, escuchar, leer y observar me han dado una base que hizo desaparecer todos los fantasmas que aparecen en tu mente cuando te comunican que tu hijo tiene Síndrome de Down. Hoy me siento segura, no tengo miedos, sólo tengo ganas de seguir luchando y demostrar que no hay discapacidades en el síndrome de Down, sino muchas capacidades diferentes que lamentablemente no están igual de reconocidas por la sociedad actual. Me siento muy afortunada por haber vivido esta experiencia y espero que todos vosotros la disfrutéis también conmigo y me ayudéis a acabar con todos los mitos falsos.

De antemano, un millón de gracias por haber leído hasta aquí.